martes, 19 de junio de 2012

Porque del Athletic se nace (mi entrada más personal)


Hace muchos años, mi padre, Fernando Vigara, quedó prendado de unos colores: el rojo y el blanco. Colores que reflejan casta, coraje, corazón, chispa, garra, ingenio, intensidad, talento y valentía. Desde entonces, Fernando tiñó su vida de rojiblanco y, a partir del mediodía del 26 de abril de 1992, esos mismos colores teñirían la mía propia. Puedo decir que del Athletic se nace.

   A la relación padre e hijo, a la relación de amigos, se suma el hecho de compartir un mismo sentimiento. Y es que eso es el Athletic Club, un sentimiento. Un sentimiento capaz de movilizar a miles de personas hacia un objetivo común: disfrutar de la fiesta del fútbol aupando siempre a su equipo hacia la gloria.

   En nuestro  caso, la distancia que separa Córdoba, nuestra ciudad, de Bilbao, lugar que acoge a la Catedral del Fútbol, supongo nos convierte en unos seguidores un tanto peculiares y diferentes. Ser del Athletic siendo de Bilbao es muy fácil. Ser del Athletic siendo cordobés, cuanto menos pienso tiene su mérito. Así pues, los kilómetros no nos impiden aunar  nuestro aliento al de nuestros colegas de San Mamés durante las noches de partido. Cuando remata Fernando, rematamos todos. Cuando hace un quiebro Iker, lo hacemos todos. Desde la Córdoba española hasta la Córdoba argentina se extiende la grada de La Catedral, y es que el Athletic, por su filosofía e historia, es un conquistador nato de corazones futboleros alrededor de todo el mundo.

   Muy pocas aficiones considero significan tanto para su equipo como la afición de La Catedral significa para el conjunto bilbaíno. Hace unos años, cuando el equipo coqueteaba con los puestos de descenso, la afición se mostró fiel. Aquello del jugador 12 cobró más importancia que nunca. Y es que el aficionado del Athletic no solo llena el campo cuando su equipo se encuentra aferrado a la victoria. Simplemente, San Mamés se llena siempre que juegue su Athletic. No cabe otra posibilidad. San Mamés se llena o se llena.

   Desde Córdoba, un grupo de leones aficionados, entre los que nos encontramos mi padre y yo, hacemos todo lo posible por aportar nuestro granito de arena y por vivir lo que 40000 personas viven en La Catedral cada vez que se abren sus puertas de cara a un nuevo choque. De esta forma, tratamos de desplazarnos a todos los encuentros que nuestro club disputa por tierras andaluzas. Además, mi padre y yo viajamos una vez al año a San Mamés para disfrutar de uno de los partidos más esperados por la afición rojiblanca dada la rivalidad, sana rivalidad, existente entre ambos clubes. Me refiero al encuentro que enfrenta a nuestro Athletic contra el Real Madrid. Pero este año decidimos cambiar ese viaje por vivir la que se ha convertido en unas de las mejores experiencias de mi vida, la cual me ha llevado a escribir este blog. Yo puedo decir que he visto a un inconmensurable Athletic arrollar al Manchester United en San Mamés. Impresionante. Sin más.

   Con esta entrada quiero dejar claro que, a pesar de los duros palos recibidos esta pasada temporada en las dos finales disputadas, del Athletic se nace y se permanece a su lado siempre. Pienso que si se sabe llevar con cabeza, el hecho de ser aficionado de un deporte es sinónimo de vida. 
¡Sigamos demostrando que el Athletic cuenta con una de las mejores aficiones del mundo!

Yo he crecido con el Athletic, y espero seguir creciendo (la prueba, en las siguientes imágenes) ¡AÚPA ATHLETIC!
Mi primera visita a San Mamés. Tenía 13 años.


Mis primeros pasos por Lezama,
cuna del Athletic Club.
Mi padre y yo junto al gran
"Jokin" Caparrós.



Con "El Potro de Elgoibar". Etxebe, gracias por tus años como rojiblanco.


Juan Carlos (medio), chófer del Athletic, un gran tipo sin duda.



Grande Fran Yeste. Fue mi gran ídolo. 


Iraola, el ídolo de Fernando, mi padre.


El año pasado (2011) toqué por primera vez el césped
de ese grandioso estadio que es La Catedral.







¡MENDE BAT BAINO GEIHAGO ZUREKIN!
Texto: elaboración propia

1 comentario:

  1. IMPRESIONANTE, EMOTIVO, ME HA LLEGADO AL CORAZÓN Y ME HAS HECHO LLORAR.
    ESTOY ORGULLOSO DE MI HIJO Y DE SU FACIL VERBO PUES TRATA EL LENGUAJE ESCRITO CON UNA MAESTRÍA EXQUISITA QUE HA SUPERADO TODAS MIS EXPECTATIVAS.
    GRACIAS, ALEJANDRO.

    ResponderEliminar

¿Qué piensas tú?